Arthur Conan Doyle
Nacimiento: 22 de mayo de 1859 Edimburgo ( Reino Unido)
Muerte: 7 de julio de 1930, 71 años Crowborough ( Reino Unido)
Nacionalidad: Británico.
Campo: novelista, poeta y dramaturgo
Conocido por: ----
Sociedades: ----
Premios
destacados:
----
Libros: ----
 
Conocido en todo el mundo como el genial cre­ador del personaje detectivesco "Sherlock Holmes", tuvo razón ARTHUR CO­NAN DOYLE al sentirse disgustado con la populari­dad de su personaje, pues ella se había convertido en impedimento para que su fecunda producción inte­lectual fuese valorada en su justa dimensión. En efecto, sus decenas de no­velas, obras históricas, científicas, filosóficas, te­atrales y poéticas, pasaron casi inadvertidas, arrolla­das por las aventuras de "Watson" y "Holmes", sien­do, sin embargo, aquellas obras las de mayor consis­tencia y profundidad.
La vida de Conan Doyle es también un libro abierto de valiosas enseñanzas. Desde muy joven, en él se perfilaron dotes de gran talento, inteligencia, bonhomía, caballerosidad, noble­za y lealtad. Así, éstas fue­ron sus divisas: "Altivo frente al poderoso, humil­de con el débil. Caballero con todas las mujeres" y "Quienquiera que te pida ayuda, dásela".
Nacido en Edimburgo en 1859, fueron sus pa­dres Charles Conan Doyle y Mary Foley, de quienes recibió elevadas enseñan­zas cívicas y morales que mucho influyeron en su personalidad. Heredó tam­bién de ellos una confor­mación física extraordina­ria lo cual le permitió ser un atleta destacado. Tan solo, de la herencia pater­na y materna rechazó un aspecto, cual fue la tradi­ción de catolicismo militan­te que gravitaba milenaria­mente sobre la familia. Se definió como un agnóstico y librepensador que recha­zaba toda suerte de dog­matismos. Dice en "Las cartas de Stark Munro", obra autobiográfica: "No creeré nada que no pueda demostrarse por la razón". Cursó su educación me­dia en el Colegio que los jesuítas regentaban en Stonyhurst, una zona rural de Inglaterra; estudios re­alizados con grandes sa­crificios ya que a sus padres escasamente les al­canzaba para su manuten­ción. Con todo, fue diplo­mado con mención honorí­fica. En 1881 se graduó en la facultad de Medicina de la Universidad de Edim­burgo.
Sus primeros años co­mo médico fueron muy di­fíciles luchando por la su­pervivencia y la supera­ción, tiempos que él ironi­zaba como "su habitual estado de vaciedad de bol­sillo".
Con sus primeras nove­las comenzó a cambiar su vida, de médico a escritor y de su estado de preca­riedad a una situación próspera. En 1885 contra­jo matrimonio con Louise Hawkings, de cuya unión nacieron dos hijos, Kingsley y Mary Louise. Ha­biendo quedado viudo contrajo nupcias con Jean Leckie, engendrando tres hijos: Denis, Adrián y Le­na.
Hacia 1914 se interesó por los fenómenos psíqui­cos y durante dos años participó de muchas expe­riencias mediúmnicas que le convencieron de la vera­cidad de los hechos produ­cidos por los espíritus. Hi­zo su confesión pública en la Revista "Light" de octu­bre de 1916, en la cual ca­racterizó al Espiritismo co­mo "una revolución que nos proporciona un inmen­so consuelo cuando los seres que nos son queri­dos pasan al otro lado del velo".
A partir de allí y enfren­tando críticas y burlas, Art­hur Conan Doyle se dedi­có con celo y entusiasmo a la propagación del nuevo ideal. Su actitud valiente ante la befa de los igno­rantes y escépticos se muestra con claridad en la dedicatoria que aparece en su obra "La Nueva Re­velación": "A todos los hombres y mujeres, ya sa­bios, ya humildes, que por espacio de setenta años, han tenido el valor de arrostrar el ridículo y las desventajas sociales por afirmar la verdad funda­mental del Espiritismo". Realizó una intensa activi­dad idealista, dirigiendo Congresos Espiritistas, viajando por todo el mun­do en plan de conferencis­ta, escribiendo para diver­sas revistas y publicando obras doctrinarias como "El Mensaje Vital", "Al Bor­de de lo Desconocido", "Recuerdos de un Espiri­tista" y "La Historia del Es­piritismo". Obra ésta que constituye una valiosísima pieza documental que pro­vee de un cuantioso volu­men de datos y referen­cias acerca de los oríge­nes y el desenvolvimiento del pensamiento espiritis­ta, tanto latino como an­glosajón.
El 7 de julio de 1930 de­sencarnó este distinguido y polifacético pensador. Como detalle curioso y al­tamente revelador de sus convicciones inmortalistas, escribió el siguiente epita­fio, el cual pidió a su bie­namada que lo colocase en su tumba:
SIR ARTHUR CONAN DOYLE
Nació el 22 de mayo de 1859
Temple de Acero, Recti­tud de Espada
Indicaba la fecha, no de su "muerte", sino la de su nacimiento. Seguramente estaría cavilando el distin­guido espiritista: ¿Para qué hablar de muerte, si el espíritu siempre vive?


MOVIMIENTO DE CULTURA ESPIRITA, CIMA. Todos los derechos reservados 2011.