Augusto César Sandino
Nacimiento: 18 de mayo de 1895 Niquinohomo, departamento de Masaya ( Nicaragua).
Muerte: 21 de febrero de 1934 38 años). Managua, departamento de Managua ( Nicaragua).
Nacionalidad: Nicaraguense
Campo: ----
Conocido por: ----
Sociedades: ----
Premios
destacados:
----
Libros: ----
 
A raíz de los cambios políticos que se suscita¬ron en la República de Nicaragua en la década de los años 80 se hizo muy conocido, para las actuales generaciones, el nombre y la vida de Augusto César Sandino, el patriota que luchó du¬rante siete años (de 1927 a 1933) hasta con¬seguir la evacuación de las tropas extranjeras que habían invadido la nación centroamericana. Desde aquel entonces, se le rinden muchos ho¬menajes, se exalta la sencillez y la honestidad que marcaban su vida, se escriben libros acer¬ca de sus conceptos so¬ciales y políticos, etc... Sin embargo, se descui¬da con frecuencia un ele¬mento central que arroja mucha luz alrededor de su pen¬samiento y desús ideales: su iden¬tificación con la doctrina espiri¬tista. Augusto César Sandino nació el 18 de mayo de 1895 en el pe¬queño poblado de Niquinohomo, Departamento de Masaya, hijo primogénito de Gregorio Sandino, agricultor y comerciante y de América Calderón. Años des¬pués, su padre se casó de nuevo con América Tif'er, y procreó tres hijos: Sócrates, Asunción y Zoila América. El niño Augusto César trabajó como recolector en las fin¬cas de su padre y en su juventud como ayudante de mecánica. Siempre que le solicitaban deta¬lles de su vida, puntualizaba que "no era político profesional, sino un humilde artesano, mecánico de profesión". En 1921, se empleó en el inge¬nio azucarero de La Ceiba, Hon¬duras; dos años después trabajó en las plantaciones de la United Fruit Co., en Guatemala; y entre 1925 y 1926 se desempeñó como jefe de ventas de la Huasteca Petroleum Co., en Veracruz, Méxi¬co. En junio de ese año regresó a Nicaragua y en Noviembre se lan¬za a la acción armada contra las tropas norteamericanas que ocu-paban su país y que sostendría hasta lograr su retiro en 1933. En medio de esa lucha, con¬trajo nupcias (el 18 de mayo de 1927, exactamente el día de su cumpleaños 32) con Blanca Aráuz, telegrafista del pueblo de San Rafael del Norte, quien falle-ció el 2 de junio de 1933, cuando daba a luz a su única hija, Blanca Segovia. Habiendo logrado su objetivo militar, ordenó el desarme progre¬sivo de su ejército y se retiró al trabajo minero y agrícola con mu¬chos de sus antiguos combatien¬tes y sus familias. El 21 de febre¬ro de 1934 es vilmente traiciona¬do por el presidente de la Repú¬blica: Juan Bautista Sacasa y asesinado por órdenes de Anastasio Somoza, director de la Guardia Nacional. Sandino conoció y se identifi¬có con las ideas espiritas durante su estadía en Ve¬racruz. Allí, también, se inició en la Masonería. Episodios de los más diversos mues¬tran que poseía cierto tipo de facultades psí¬quicas o mediúmnicas. Dice uno de sus gene¬rales: "Lo primero que manda a hacer el Ge¬neral Sandino cuando se instala en un cam¬pamento, es un cami¬no o vereda que le fa¬cilita pasearse, y don¬de se pasea con las manos hacia atrás. De la meditación, en esos breves pasos, surgen generalmente sus sorpresivas revelacio¬nes". El mismo decía: "En varias ocasiones he sentido una especie de trepidación mental, palpitaciones, algo extraño den¬tro de mí. Una vez soñaba que se acercaban las tropas enemigas y que venia con ellas un tal Pompilio, que había estado an¬tes conmigo. Me levanté inme-diatamente y di la voz de a/arma, poniendo a todos en plan de de¬fensa. Dos horas después, toda¬vía sin amanecer, los america¬nos estaban allí, iniciando el combate". Siempre actuó convencido de que su lucha obedecía a un plan espiritual preconcebido. Escribe en una carta a un cercano com¬pañero de batalla: "Muy querido hermano: tenga Ud. presente y los demás hermanos que se en¬cuentran en esta lucha, de que yo soy simplemente, nada más que un instrumento de la Justi¬cia Divina... Tenga Ud. presente que yo lo estimo sinceramente a Ud. y de que Ud. y los que le acompañan han estado en otras existencias conmigo..." Una de las personalidades espiritistas que mayor relación tuvo con Sandino fue Joaquín Trincado, escritor español resi¬dente en Argentina, quien dio a conocer diversas cartas y pro-clamas sandinistas en su revista La Balanza. Es interesante destacar que muchos documentos firmados por Sandino concluyen con la senten¬cia "Siempre Más Allá"que iden¬tificaba a aquel autor y se encuen¬tra en ellos con frecuencias la expresión "Luz y Verdad" con la cual Trincado identificaba su men¬saje espiritista. Quien mejor pudo captar sus ideales espiritas y reencarnacionistas fue el periodista vasco Ramón de Belausteguigoitía, quien permaneció una larga temporada en su campamento y publicó un libro dirigido a dar a conocer más al hombre que al guerrillero. Aquí va una breve muestra: "Periodista: - ¿Tienes Ud. al¬guna religión ? Sandino: -No. Las religiones son cosas del pasado. Nosotros nos guiamos por la razón. Lo que se necesitan nuestros indios es instrucción y cultura, para cono¬cerse, respetarse y amarse. Periodista: -¿No cree Ud. en la supervivencia de la concien¬cia? Sandino: -Sí, del espíritu, cla¬ro está. El espíritu supervive, la vida no muere nunca. Todo es eterno. La vida no es un momento pasajero, sino una eternidad, a través de las múltiples facetas de lo transitorio. Los espíritus com¬baten, encarnados y sin encar¬nar..." Augusto César Sandino, igual que muchos otros luchadores por la libertad y la justicia, encontra¬ron en los ideales redentores del Espiritismo una fuente inagotable de inspiración para orientar co¬rrectamente su pensamiento y el impulso para cumplircon sus com¬promisos espirituales previamen¬te contraídos.


MOVIMIENTO DE CULTURA ESPIRITA, CIMA. Todos los derechos reservados 2011.